Translate

viernes, 10 de mayo de 2013

EVENT HORIZON: LA NAVE DE LA MUERTE. Un clásico de "terror en el espacio".


EVENT HORIZON: LA NAVE DE LA MUERTE
Event Horizon

Paul Anderson, 1997

Según parece ahora que hago memoria, las imitaciones de ALIEN (Scott, 1979) fueron prácticamente un subgénero durante la década de los 90. Con el éxito en televisión de los Expedientes X y el renovado interés por la ciencia ficción venido con el retro de los 70’s y las pantallas para encubrir los desatinos de la administración Clinton en EE.UU., estas películas tuvieron un terreno fértil para desarrollarse. Algunas fueron de lo más mediocre, pero otras, como ésta, resultaron bastante bien logradas.
    En el año 2047 la nave militar de salvamento “Lewis & Clark” viaja a la órbita de Neptuno en una misión secreta. A bordo llevan a un asesor científico, el Dr. Weir (interpretado por Sam Neill, el actor neozelandés que alcanzó la fama por su actuación como el Dr. Alan Grant en Parque Jurásico [Spielberg, 1993]) quien diseñó el generador de la nave Event Horizon.
    Siete años atrás, la nave experimental Event Horizon, cuyo generador gravitacional a bordo era capaz de crear “Hoyos de Gusano”, desapareció sin dejar rastro al acercarse a la órbita de Neptuno. Ahora ha reaparecido y los tripulantes de la Lois & Clark, con la ayuda de Weir deben rescatar a su tripulación.
    Sólo hay un problema: cuando los militares abordan la Event Horizon se encuentran con una nave fantasma y la tripulación brutalmente descuartizada.
    Muchos críticos definen esta película como una mezcla entre la citada Alien y El resplandor (Kubrick, 1980)… y en su mayor parte así es. En cuanto a la parte anecdótica es casi idéntica a la obra maestra de Ridley Scott, excepto porque aquí no hay un alienígena a bordo de la nave, sino que el monstruo en esta cinta es la nave misma. Se ven entonces influencias claras de otras películas como Hellraiser (Barker, 1987), La mansión de los espíritus (Wise, 1963) y Barco Fantasma (Sewell, 1962).
    Es interesante cómo, poco a poco, la Event Horizon va cerniendo su amenaza sobre los miembros del equipo de rescate. La nave se convierte en cazador y trampa, en medio y fin, desatando un horror preternatural que ataca a sus presas desde el interior. La nave conoce sus deseos, sus miedos y sus culpas y los materializa para conducir a sus víctimas al horror y la locura.
    Las actuaciones son un tanto disparejas y aunque algunas son bastante medianas, otras, como las de Sam Neill y Lawrence Fishburne son bastante efectivas e introducen al espectador en el ambiente retorcido que busca la película.
    Mención aparte merece el apartado del diseño de arte. Los vestuarios son monos de piloto comunes y corrientes, pero que dan una sensación de realidad a los personajes bastante interesante. Lo que me llamó más la atención fueron los escenarios, que juegan con formas ojivales y líneas curvas para crear el interior de la nave espacial, el cual termina pareciendo alguna especie de monasterio medieval, pero con un inquietante toque orgánico.
    En este rubro tengo que mencionar el dichoso Generador Gravitacional, el artefacto que hace que la nave pueda crear un agujero negro en miniatura y plegar el espacio alrededor de ella. Se trata de una esfera con aros girando a su alrededor encerrada en un cuarto esférico lleno de tubos y picos, todo con la apariencia más bizarra. La apariencia del corazón de la Event Horizon recuerda más la de una máquina de tortura medieval que la de un aparato de alta tecnología.
    Del mismo modo, la música juega un papel importantísimo para definir la atmósfera. No recuerdo haber escuchado algo parecido en el soundtrack de otra película… quizá sí lo haya, pero yo no recuerdo algo así. Principalmente se trata de música electrónica pero compuesta al estilo de la música concreta; es decir, se compuso música a partir de grabaciones de sonidos reales pero modificados con filtros electrónicos. La musicalización es en verdad especial, pues al final de cuentas la música es la voz del demonio. Es la Event Horizon la que está hablando.
    La película conjuga elementos de terror y de horror eficazmente, logrando generar angustia en el espectador. No hay sustos gratuitos, eso sí, pues el terror de esta cinta se basa más en el suspenso y en no mostrar claramente la amenaza que acecha a los personajes. Esto, por lo menos, durante la primera mitad, ya que en la segunda el suspenso y el terror creados en la primera desembocan en algunas escenas bastante sangrientas y bastante interesantes.
    Entre las debilidades de la cinta se encuentran las actuaciones de quienes interpretan a los personajes secundarios. Es decir, se nota que son “los que se van a morir” casi desde el inicio de la película, pues aunque en general todos los personajes están trazados de forma superficial, éstos lo están particularmente y además son encarnados por los actores menos convincentes.
    Finalmente, concluyo que la principal fortaleza de esta película es también su principal debilidad: Es demasiado parecida a Alien y uno no puede dejar de pensar en este clásico mientras ve La nave de la muerte.
    No es una mala película, se defiende bastante bien y algunas de sus escenas sí son bastante escalofriantes. Se agradece además el intento de mezclar dos géneros y salir bien airada del intento: el de la ciencia ficción dura y densa y el del horror sobrenatural. A final de cuentas, la mejor forma de entender esta disfrutable cinta es como una película de casas embrujadas en el espacio.


5 comentarios:

  1. Muy buena reseña sobre la pelicula,esta es una de mis peliculas de terror favoritas, es como una mescla de Alien,Hellraiser y tambien del Resplandor.Cuando vi esta pelicula por primera vez, sobre todo en la parte que muestra el video con lo que le paso a la tripuacion de la nave y otras escenas gore,ademas el personaje de Sam Neill que termina con una apariencia que hace recordar bastante a los cenobitas de Hellraiser y cumpliendo casi la misma funcion que estos.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena reseña sobre la pelicula,esta es una de mis peliculas de terror favoritas, es como una mescla de Alien,Hellraiser y tambien del Resplandor.Cuando vi esta pelicula por primera vez, sobre todo en la parte que muestra el video con lo que le paso a la tripuacion de la nave y otras escenas gore,ademas el personaje de Sam Neill que termina con una apariencia que hace recordar bastante a los cenobitas de Hellraiser y cumpliendo casi la misma funcion que estos.

    ResponderEliminar
  3. La nave de rescate se llama "Lewis & Clark", que es el nombre de dos famosos exploradores. Lois & Clark es de Superman

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tienes toda la razón. Si hasta hay un episodio de "Los Simpson" en el que parodian la Expedición de Lewis y Clark. Es curioso, ésta es mi entrada más visitada y eres el primero en darse cuenta. Ya hice la corrección. Gracias por tus comentarios. Saludos.

      Eliminar
  4. La nave de rescate se llama "Lewis & Clark", que es el nombre de dos famosos exploradores. Lois & Clark es de Superman

    ResponderEliminar